sábado, 1 de agosto de 2009

El partidazo final del mundial hoy alas 21:00 La2/tdp

Algun periodico que otro deja algun apartado sobre la final de hoy . Cosa de agradecer ya que algun periodico que otro ( encima deportivo ) solo te pone en el final de su web ya que tiene mas importancia lo que dice Ribery que meterse en una final del Mundial .Enfin ....


MUNDO DEPORTIVO

España-Serbia, partido de oro


*España busca hoy (21 h./La 2) su tercer título mundial de waterpolo ante Serbia
* Tras el bronce de Melbourne'07, esta selección quiere seguir haciendo historia


La selección española de waterpolo disputa esta noche (21.00 h./La 2 y Teledeporte) la final del Campeonato del Mundo de Roma ante Serbia, en busca del que sería su tercer oro tras los conseguidos en Perth'98 y Fukuoka'01. Es la quinta vez que España disputa una final mundialista, pero la primera para la actual generación de jugadores dirigidos por Rafa Aguilar. Ya consiguieron un bronce en Melbourne'07, pero luchar por el oro es muy distinto. Motivación no les va a faltar.
Serbia es un rival clásico de los españoles, un verdadero anticristo que siempre se encuentra por el camino en las competiciones importantes. En los cuartos de final de los Juegos de Pekín Serbia dejó a España fuera de las medallas y en el Mundial de Melbourne fueron los chicos de Rafa Aguilar quienes subieron al podio tras batir a los balcánicos por penaltis en un duelo agónico por el bronce. Son dos rivales que se conocen perfectamente.
"Sí, son muy pesados los serbios", comenta jocosamente el portero Iñaki Aguilar. "Es un equipo que busca tu punto débil y se ensaña con él, pero creo que la final está al cincuenta por ciento y que será muy igualada". España y Serbia se enfrentaron en el partido inaugural de este Campeonato del Mundo de Roma, en un duelo con muchas alternativas que cayó del bando español por 11-9 tras una gran reacción final. "No creo que influya el hecho de habernos enfrentado recientemente –señala Iñaki– porque una final siempre es distinta. Sí, seguro que han analizado aquel encuentro, pero aquí te lo juegas todo y no sirve lo que hayas hecho antes". Para Aguilar la receta española es clara: "tener personalidad propia, ser constantes y no mostrar debilidades".
Un conjunto renovado
El conjunto serbio se ha rejuvenecido respecto a Pekín. Hombres determinantes como Aleksandar Sapic, tradicional verdugo del equipo español, ya no están en el equipo, pero siguen teniendo un altísimo nivel. Algunos de los mejores jugadores del mundo, como Vanja Udovocic, Filip Filipovic o Andrija Prlainovic, son las piezas maestras de un equipo que se ha repartido con Hungría el dominio del waterpolo mundial en las últimas décadas.
De la actual plantilla del conjunto español sólo dos hombres saben qué se siente al colgarse la medalla de oro en un Mundial. Uno es el superveterano boya Iván Pérez, que ya estuvo tanto en Perth como en Fukuoka. El otro es Guillermo Molina, que en el 2001 era con 17 años el benjamín de un grupo de ilustres veteranos y hoy es el indiscutible líder de la selección española. "Son situaciones distintas. Entonces yo era un pipiolo y ayudaba en lo que podía, y ahora tengo otro rol. Se puede decir que antes era una pieza y ahora soy una rueda", analiza 'Willy'.
Según el ceutí, la Serbia de la final será "distinta a la que vencimos hace dos semanas, han crecido tras aquella derrota. No es fácil dejar en la cuneta a Hungría y Croacia y ellos lo han hecho". Molina no quiere confianzas: "En las grandes citas los serbios siempre son jodidos, pero nosotros no nos conformamos con llegar a la final, queremos ganarla con todas nuestras fuerzas".
Guillermo cree que España está físicamente mejor que Serbia y que eso podría decantar la balanza en el tramo final del encuentro. "Tengo la sensación de que están algo apurados, así que nos conviene un ritmo alto de partido. Pero deberemos ser muy constantes: una defensa muy seria, aplicar la estrategia y nadar a lo Phelps todo el puñetero partido".




EL MUNDO


Iván Erneste Pérez Vargas, un nombre larguísimo, se queda en El Negro dentro de la concentración de la selección de waterpolo, que esta noche se juega la medalla de oro mundial frente a Serbia (21.00 h., La 2). Acaba de bajarse de la camilla, donde le han reparado los desperfectos de la semifinal contra Estados Unidos. A los 38 años (nació en La Habana el 25 de junio de 1971) el cuerpo ya no se recupera igual que tras aquellos partidos de 1998, en Perth (oro) o de 2001, en Fukuoka (otro oro). Este armario de 1'96 metros y más de 100 kilos es el eslabón hallado entre la gran generación del waterpolo español y ésta, que se topa hoy con la opción de empezar a repetir el pasado.

Un masaje y como nuevo, ¿no?
Bueno, tanto tanto... Estoy un poco cansado, la verdad, pero en general me encuentro bien.

Para la edad que tiene, querrá decir...
¡Hombre claro! A mi edad ya duele todo. Los golpes, las agujetas duran más tiempo. Pero bueno, insisto, no estoy mal para mi edad.

¿No está aburrido de pegarse con los rivales desde hace 29 años?
Un poquito sí, a veces pienso: 'joer, ya está bien'. Pero lo importante es que mantengo la ilusión, me divierto jugando y creo que todavía me queda cuerda.

Es decir, que piensa seguir jugando.
Después de un año en Italia, ya he dicho que quiero volver a España. De momento no tengo equipo. Tengo ofertas de fuera, pero no me quiero ir, así que a ver qué sale.

¿Recuerda su llegada a la selección española?
Sí, claro. Fue en Grecia, en un torneo amistoso cuando debuté, a finales de 1997.
Aquel equipo marcó una época. Sí, fuimos campeones del mundo dos veces seguidas. Yo llegué y me dejé guiar. Gente como Rollán, Manel [Estiarte] o Micky Oca habían ido creando el grupo. Yo me adapté.
¿Qué parecidos encuentra entre aquella generación y ésta?
Sobre todo el ambiente de grupo. El equipo que ganó los Mundiales era una piña, igual que sucede hoy. Todos vamos hacia el mismo sitio y no hay rencillas, ni sospechas. Los dos son grupos unidos.

¿Ve a este equipo llegando a las cotas de la generación Estiarte? No me gusta comparar. En aquella época encontramos un camino que tuvimos la suerte de explorar muchas veces, pero las medallas son complicadísimas, y más la de oro.

¿Llegar a esas cotas?
No lo sé, quizá lo supere. En el deporte no hay techos.

¿Hay tiempo?
Claro. Ten en cuenta que la base del equipo son gente como Guillermo Molina, 25 años, o Felipe Perrone, que anda por ahí. Hay tiempo para llegar mejor todavía a los Juegos de Londres.
Dicen que es usted el jefe de este equipo. Soy el viejo de este equipo, lo del jefe no lo tengo tan claro. Es cierto que el míster me pide que esté encima de los chicos, que los anime, que los meta en tensión...

¿Y le hacen caso?
Yo creo que sí. Como digo, tenemos un grupo estupendo, hay muy buen ambiente.

¿Qué me puede decir de Serbia, el rival de esta noche?
Jugamos contra ellos el partido por el bronce en Melbourne, han eliminado a Hungría y es un equipo muy duro, muy correoso.

¿Te parece poco?
No, en serio, va a ser muy difícil.


Cuentan que es usted del Real Madrid, pese a haber vivido siempre en Barcelona...
Sí, soy del Madrid, siempre hay que llevar la contraria. Pero más que del Madrid, soy de los Lakers, porque me gusta más el baloncesto.

¿Qué va a hacer cuando sea mayor, cuando se retire?
Ya veremos, pero algo tendré que hacer porque esto del waterpolo no da para vivir eternamente.

No hay comentarios: